jueves, 31 de octubre de 2013

EL EXOPLANETA KEPLER 78b


Con temperaturas que oscilan entre 1.500 y 3.000 ºC, vivir en  el exoplaneta Kepler 78b, nos resultaría imposible, pero tiene la particularidad de estar compuesto y tener un tamaño muy similar a nuestro planeta, la Tierra.
Se ha determinado que Kepler 78b, tiene 1,7 veces la masa de la Tierra, con una densidad de 5,3 gramos por centímetro cúbico, y 1,2 veces la pequeña diferencia de tamaño.
Este planeta no pertenece a nuestro Sistema Solar, se encuentra a 700 años luz y gira alrededor de su estrella en solo 8,5 horas, debido a la corta distancia que hay entre ambos, que además motiva su alta temperatura y se calcula que no pudo haberse formado Kepler 78 b en esta posición, tan cercana a su estrella, ni haber sido  llevado hasta allí por el tirón gravitatorio de la estrella, en definitiva algo falla en este modelo.
Se compone, al igual que la Tierra de rocas e hierro de ahí su similar densidad.




Drake Deming astrónomo de de la Universidad de Maryland, dice que con los conocimientos actuales, no existen posibilidades de que Kepler 78b pueda tener en su superficie algún tipo de vida pero "si es una muestra de las posibilidades de encontrar mundos habitables fuera de nuestro Sistema Solar", así dice la prestigiosa revista Nature. 



En 2018 será lanzado al espacio el Telescopio Espacial James Webb (JWST) y los científicos "cazadores de planetas" esperan con esta gran ayuda, poder encontrar planetas similares a la Tierra con condiciones de habitalidad.

Gregorio García Alcalá 
31 de octubre de 2013
 

lunes, 7 de octubre de 2013

ISON, EL COMETA DEL SIGLO


La imagen muestra el cometa Ison tal como se le veía hace dos semanas cuando todavía desarrollaba su cola de un color verde. Este cometa fue descubierto por astrónomos rusos hace ya un año, y pudiera llegar a ser uno de los más espectaculares de la historia, ya que según parece brillará tanto como la Luna llena y posiblemente se le pueda ver incluso a pleno día, pero ya sabemos que los cometas suelen ser caprichosos e impredecibles por lo que hasta final de año, cuando esté más cerca de nosotros, no sabremos exactamente que sucederá.




En estos momentos Ison se aproxima a Marte, a unos 11 millones de kilómetros, mucho más cerca de lo que pasará por la Tierra. La sonda Mars Express estudiará su composición y sacará imágenes del cometa. El mayor acercamiento al Sol se producirá el 28 de noviembre a una distancia de 1,2 millones de kilómetros.
Las imágenes que haya podido captar Curiosity no podremos verlas hasta que no se levante el cierre del gobierno de EEUU.
Este cometa se denomina oficialmente C2012 S1 Ison y se trata de una roca rodeada de hielo de unos 5 kilómetros de diámetro que contiene agua, amoníaco, metano y dióxido de carbono y ha creado muchas espectativas porque si sobrevive a su rodeo al Sol, su cola adquirirá una luminosidad 15 veces mayor que la Luna y podrá ser visto desde la Tierra a simple vista, sin telescopios.




Como podemos ver en este vídeo existen otras interpretaciones del hecho en sí, todo es posible ¿Porque no?

martes, 1 de octubre de 2013

LA SUPERNOVA VELA Y SUS FILAMENTOS


Hace unos 11.000 años una estrella de la constelación de Vela estalló y creó un extraño punto de luz que pudo ser contemplado desde la Tierra por los habitantes de aquella época. Hoy en día todavía es visible la onda expansiva que fue impulsada cuando se produjo el encontronazo de las capas exteriores de la estrella con el medio interestelar. La imagen muestra algunos restos de aquella enorme explosión. Cuando el gas que se aleja de la estrella, se descompone, reacciona con el medio interestelar y produce luz en diferentes colores y bandas de energía. En rayos X se ve una onda de choque en expansión más o menos esférica. La explosión se ha acabado pero las consecuencias siguen.