jueves, 31 de octubre de 2013

EL EXOPLANETA KEPLER 78b


Con temperaturas que oscilan entre 1.500 y 3.000 ºC, vivir en  el exoplaneta Kepler 78b, nos resultaría imposible, pero tiene la particularidad de estar compuesto y tener un tamaño muy similar a nuestro planeta, la Tierra.
Se ha determinado que Kepler 78b, tiene 1,7 veces la masa de la Tierra, con una densidad de 5,3 gramos por centímetro cúbico, y 1,2 veces la pequeña diferencia de tamaño.
Este planeta no pertenece a nuestro Sistema Solar, se encuentra a 700 años luz y gira alrededor de su estrella en solo 8,5 horas, debido a la corta distancia que hay entre ambos, que además motiva su alta temperatura y se calcula que no pudo haberse formado Kepler 78 b en esta posición, tan cercana a su estrella, ni haber sido  llevado hasta allí por el tirón gravitatorio de la estrella, en definitiva algo falla en este modelo.
Se compone, al igual que la Tierra de rocas e hierro de ahí su similar densidad.




Drake Deming astrónomo de de la Universidad de Maryland, dice que con los conocimientos actuales, no existen posibilidades de que Kepler 78b pueda tener en su superficie algún tipo de vida pero "si es una muestra de las posibilidades de encontrar mundos habitables fuera de nuestro Sistema Solar", así dice la prestigiosa revista Nature. 



En 2018 será lanzado al espacio el Telescopio Espacial James Webb (JWST) y los científicos "cazadores de planetas" esperan con esta gran ayuda, poder encontrar planetas similares a la Tierra con condiciones de habitalidad.

Gregorio García Alcalá 
31 de octubre de 2013
 
Publicar un comentario