viernes, 13 de septiembre de 2013

EL PLANETA SATURNO


Saturno es el segundo planeta, después de Júpiter, más grande del Sistema   Solar y es el sexto en distancia al Sol y el único que lleva siete anillos y pueden verse desde la Tierra. Cada anillo principal está formado por muchos anillos pequeños. Fue Galileo en 1610, y su ayudante Campelo quienes primero observaron los anillos de este planeta, aunque creyeron que se trataba de grandes lunas. Los antiguos romanos le dieron el nombre del padre de Júpiter a Saturno debido a su posición orbital más lejana, que Júpiter.
El planeta Saturno tarda 29 años y 167 días en su traslación alrededor del Sol.
Este planeta tiene un gran número de satélites, siendo Titán el mayor y además es el único del sistema solar con una atmósfera importante, otros son Mimas, Encélado, Tetis, Dione, Rea, Hiperión, Jápeto y Fobos.
Forma parte de los planetas llamados jovianos por su parecido a Júpiter. Saturno es el menos denso de los planetas, de hecho podría flotar en el agua como si fuera un corcho.
El diámetro de Saturno, en su ecuador, es de  120.540 kilómetros aproximadamente, al menos 10 veces mayor que la Tierra.
Titán, la luna más grande de Saturno es mayor que el planeta Mercurio, pero un poco más pequeña que Ganímides, la luna de Júpiter.
No se sabe con seguridad el tiempo de rotación sobre su eje, dado que no posee superficie y su atmósfera gira en un período distinto en cada latitud.






La NASA ha difundido hoy día 13 de Septiembre de 2013, como su imagen del día "un arco majestuoso" que lo conforma los anillos del planeta Saturno y que ha sido captada por la cámara con gran angular de la nave espacial Cassini.

domingo, 1 de septiembre de 2013

LA NEBULOSA DE ORIÓN


Esta es una de las nebulosas más brillante de las conocidas y se encuentra a 1276 años luz de distancia en la región de la Espada, con una extensión de 24 años luz y es una de las pocas nebulosas que pueden ser observadas a simple vista y siendo uno de los objetos del espacio más investigados y fotografiados. Sabemos mucho sobre la formación de estrellas y planetas a partir de polvo y gas y ha sido gracias a la información conseguida a través del estudio de esta nebulosa que en su interior alberga discos protoplanetarios y enanas marrones.


Orión A visto por el telescopio Herschel. ESA

Esta es la turbulenta región de formación de estrellas Orión A, que rodea a la nebulosa del mismo nombre detallada más arriba. Se trata de una verdadera incubadora estelar donde el polvo cósmico forma estrellas a medida que se van asociando debido a la acción de la gravedad. La intensa radiación ultravioleta emitidas por las estrellas recién nacidas arrastra el polvo y el gas de la nube en la que se gestaron. Las regiones donde la formación de estrellas es más intensa, se observan unos tirabuzones alejándose de la nube principal, mientras que en el centro de la nube de polvo y gas se pueden ver algunos focos de luz provenientes de protoestrellas que pronto se encenderán e iluminarán la región con una intensa radiación.
Las regiones oscuras en la parte superior de la imagen y en la esquina inferior derecha parecen estar vacías, pero en realidad emiten una radiación mucho más débil que no se ha resaltado durante el procesado de la imagen.