miércoles, 16 de noviembre de 2011

AGUJERO NEGRO GX 339-4

Agujero negro GX 339-4

Nunca se ha podido detectar directamente a la materia oscura y únicamente se la percibe por su influencia gravitatoria, a pesar de constituir, presumiblemente, la mayor parte de la masa del Universo. No interactúa con la radiación electromagnética, al no emitirla ni reflejarla como sí lo hace la materia convencional o atómica, la materia oscura no puede observarse de forma directa mediante las técnicas de la astronomía. El efecto gravitatorio de la materia oscura hace que las galaxias giren más rápido de lo esperado y que también se deforme la luz de los objetos que desde la perspectiva visual de la Tierra, estén ubicados detrás de ella, contribuyendo al llamado "efecto de lente gravitatoria". Con el conocimiento de estos fenómenos los físicos saben que el Universo está lleno de esta clase de materia enigmática que no puede verse. 
El agujero negro, llamado GX 339-4, ya era conocido. Se encuentra a más de 20.000 años-luz de distancia, cerca del centro de nuestra galaxia, y tiene una masa al menos seis veces mayor que la de nuestro Sol, al igual que otros agujeros negros es un bloque de materia muy densa con una gravedad tan grande que ni siquiera la luz puede escapar. 


En este caso,el agujero negro, que muy probablemente se formó a partir de una estrella que explotó, es orbitado por una estrella compañera que lo alimenta. La mayor parte del material de la estrella compañera cae al agujero negro, pero una parte de ella es eyectada en un chorro que fluye a casi la velocidad de la luz.

Los resultados que han sorprendido al equipo son los que muestran la existencia de enormes y erráticas fluctuaciones en la actividad del chorro, en escalas de tiempo que van desde los 11 segundos hasta unas pocas horas.
Este tipo de variabilidad en los chorros de esta clase nunca antes había sido vista con este grado de precisión.
Las observaciones muestran que el tamaño de la base del chorro es variable. Su radio se midió en unos 24.000 kilómetros, con cambios espectaculares, de hasta un factor de 10 o más.


Los nuevos datos también han permitido a los astrónomos tomar las mejores mediciones logradas hasta la fecha del campo magnético asociado al agujero negro, que es 30.000 veces más potente que el generado por la Tierra a nivel de la superficie. 
Publicar un comentario