sábado, 12 de noviembre de 2011

UNA NEBULOSA HISTÓRICA, RCV 86



Se trata de la supernova más antigua, fue registrada en el año 185 de nuestra Era, por astrónomos chinos, quienes fueron testigos de lo que llegaría a ser la explosión de una estrella en el cielo, o  sea la muerte de esa estrella . El remanente  de esa supernova es una nebulosa gaseosa situada a 8.200 años luz de la Tierra llamada RCV 86, los restos de esta supernova son enormes con una diámetro de 85 años luz y, además, viajan muy rápido. Es de dos a tres veces más grande de lo que esperamos de una supernova que explotó hace casi 2.000 años pero, al fin, podremos arrojar luz sobre las causas que provocan este fenómeno.
Observaciones actuales con el Telescopio Espacial Spitzer y la sonda WISE, han aportado datos de infrarrojo que están representados por los colores rojo y amarillo e indican el polvo irradiado a una temperatura de 200 grados centígrados bajo cero. Por otro lado estos datos se han combinado con las imágenes de rayos X del observatorio XMM-Newton de  la ESA y Chandra de la NASA formando así los colores verde y azul de la imagen y simbolizan el gas interestelar que se ha calentado a millones de grados debido a la onda expansiva de la supernova. Así ha quedado revelado como tuvo lugar la muerte de la primera supernova registrada y como sus destrozados restos siguen siendo esparcidos a grandes distancias. Esta explosión estelar tuvo lugar en una cavidad vacía motivo por el cual el material expulsado por la estrella viajó mucho más rápido y lejos de lo que lo hubiera hecho en otras circunstancias.   
Publicar un comentario