domingo, 6 de julio de 2014

ESPECTACULAR NIDO ESTELAR

Crédito: ESO




En esta nueva imagen, que ha sido tomada con el telescopio MPG/ESO en el Observatorio de la Silla en Chile, se puede apreciar un nido estelar, o lugar donde nacen las estrellas, denominado Gum 15, que se encuentra en la Constelación de la Vela a unos 3.000 años luz de nosotros.
Esta nube brillante es un ejemplo de una región HII. Los más espectaculares objetos astronómicos, como por ejemplo, la Nebulosa del Águila incluyendo los famosos Pilares de la Creación, o la Nebulosa de Orión, lo han formado estas nubes brillantes de gas y polvo cósmico.
En prácticamente cualquier entorno investigado por los astrónomos, se encontrará hidrógeno ya que es el elemento más abundante en el Universo. Las regiones HII contienen grandes cantidades de partículas de luz de hidrógeno ionizado, o sea, átomos de hidrógeno que han sido despojados de sus electrones a través de interacciones de alta energía con fotones ultravioleta.
A medida que los núcleos de hidrógeno ionizados recapturan electrones liberan luz a diferentes longitudes de onda características. A eso se debe el resplandor rojizo, que tienen las nebulosas como Gum 15, llamado por los astrónomos alfa hidrógeno.   


 
En un período de varios millones de años, una región HII puede dar a luz a miles y miles de estrellas. Algunas de estas estrellas son las causantes del brillo y la forma que adquiere la región y también finalmente serán las responsables de su destrucción.
Cuando una nueva estrella está plenamente formada y ha dejado atrás sus etapas, digamos, infantiles, fuertes vientos de partículas saldrán de sus entrañas escupiendo y dispersando  gases a todo alrededor y cuando la estrella más masiva agonice, Gum 15 morirá con ella.
Algunas estrellas son tan grandes que explotarán como supernovas dispersando los vestigios de esta región HII, dejando atrás solo un cúmulo de estrellas infantiles.
Publicar un comentario