miércoles, 12 de enero de 2011

OBSERVANDO EL NACIMIENTO Y MUERTE DE LAS ESTRELLAS


  Nuestra vecina, la galaxia Andrómeda
   Andrómeda se encuentra a 2,5 millones de años luz  de la Tierra, es una galaxia en espiral como la Vía Láctea, pero tiene un gran anillo de polvo que  rodea su centro de alrededor de 75.000 años luz de diámentro y se piensa que debió formarse a consecuencia de una colisión con otra galaxia.         

                          

Dos potentes telescopios de la Agencia Espacial Europea, apuntando directamente a la Galaxia de Andrómeda o M31, han obtenido imágenes de gran detalle. Estos dos  telescopios son el XMM - Newton y el Herschel, el primero ve el cielo en rayos X y el segundo en infrarrojo y los dos han unido fuerzas para conseguir imágenes antes nunca vistas de como nacen y mueren las estrellas en Andrómeda.
El telescopio Herschel aporta evidencias de la existencia de cinco anillos concéntricos en los que se estan formando nuevas estrellas que resultan opacas para los telescopios ópticos. Casi simultáneamente el XMM-Newton, muestra un gran número de fuentes de rayos X muchas de ellas concentradas alrededor del centro galáctico, donde se acumulan estos astros terminales. 
La agecia europea ha señalado que cuando una de las estrellas ya ha muerto, arrastra  el gas de su compañera que está todavía activa. A medida que el gas atraviesa el espacio interestelar, se calienta y empieza a emitir rayos X. La estrella activa puede llegar a agotarse, despojada de gran parte de su masa por el fuerte campo  gravitatorio de su compañera, de mayor densidad. La estrella muerta envuelta en un manto de gas robado puede llegar a explotar. 
Publicar un comentario