domingo, 6 de febrero de 2011

LA GALAXIA ENANA HENIZE 2-10



Agujeros negros supermasivos rodeados de un bulbo de estrellas, se pueden encontrar en el centro de casi todas las grandes galaxias, pero ahora, después de años de observación se ha podido hallar que una galaxia enana llamada Henize 2-10, posee uno de estos agujeros negros supermasivos, desprovisto de bulbo, de una dimensión aproximada de un cuarto del tamaño del agujero negro que se encuentra en el centro de la  Vía Láctea.
Los investigadores afirman que Henize 2-10, es pequeña e irregular, de unos 3.000 años luz de extremo a extremo y forma estrellas de manera activa lo que significa que es muy similar a las galaxias jóvenes, haberla encontrado sugiere, por lo tanto, que las galaxias jóvenes también formaron sus agujeros negros centrales antes de desarrollar los bulbos.
La astrónoma Amy Reines estaba estudiando las regiones que están en fase de formación de estrellas en Henize 2-10 utilizando el Very Large Array en Nuevo México y el Telescopio Espacial Hubbler, cuando encontró una fuente de ondas de radio compacta que emanaba de la galaxia. El Observatorio en órbita de rayos X Chandra reveló posteriormente que la misma fuente emitía rayos X. 
Reines afirmó que el patrón de radiación es "característico de un agujero negro que se alimenta en su medio. No obstante a diferencia de los agujeros negros más pequeños que se forman procedente de estrellas colapsadas, este agujero negro tiene, aproximadamente, un millón de veces la masa de una estrella.
Estos agujeros negros supermasivos se han encontrado en otras galaxias pequeñas pero estas galaxias son "como galaxias normales a una escala menor", comentó Reines, siguiendo a continuación, "ciertamente, esto prueba que los agujeros negros se formaron en primer lugar", aunque "yo no pondría la mano en el fuego ya que no sabemos con certeza si existe un único camino para la formación de galaxias"
Publicar un comentario