martes, 22 de febrero de 2011

LA COBRA


Su picadura es mortal y forma un grupo de serpientes venenosas con el nombre genérico de cobra y pertenecen a la familia Elapidae. Cuentan con una especie de caperuza que despliegan cuando están irritadas o se sienten amenazadas.
Generalmente se alimentan de roedores y aves a los que previamente mata inyectándoles, con sus colmillos, una neurotoxina que afecta principalmente al sistema nervioso de su presa, provocándoles parálisis respiratoria y cardiaca. Este veneno ha sido utilizado también para investigaciones clínicas, la lecitinasa que contiene disuelve las paredes de las células y la membrana que rodea a los virus.
La serpiente venenosa más larga del mundo es la cobra real, o cobra de Birmania, que pueden llegar a medir hasta 5 metros y medio, viven en Filipinas, Malasia, sur de China, India, Tailandia y la península Malaya. Su veneno es muy tóxico, su actividad es diurna y se alimentan principalmente de serpientes más pequeñas.
También se conoce la cobra del anteojo (tiene un dibujo alrededor de los ojos), no llega a los dos metros de longitud. Tienen un ensanchamiento de la zona de la cabeza mucho mayor que la cobra real, entra en actividad al  atardecer y la noche y se alimenta de reptiles, aves y roedores.
En yoga, una de las doce posturas (Asanas) básicas, es la  postura de la cobra, según las enseñanzas de Suami Vishnú-devananda, fundador de los Centros Sivananda de Yoga. 
En el antiguo Egipto la cobra era símbolo solar y protectora del faraón.
Publicar un comentario